miércoles, 9 de abril de 2014

ENTREVISTA A WALTER TOSCANO - POR EL HUMORISTA LITERARIO PEPE PELAYO


Entrevista a Walter Toscano*

Humorista gráfico y literario. Perú.
PP: ¿Le gusta que le hagan entrevistas?
W. TOSCANO: No me gusta mucho que me hagan preguntas. Sin embargo, lo emocionante es oírme. Cosa del ego, supongo.

PP: En este año 2013, ¿cómo ves el estado actual del humor en el país donde vive, en televisión, radio, teatro, literatura y gráfica?
W. TOSCANO: El humor se ha colado hasta en los lugares menos pensados, y, precisamente en tipos que bien podrían ser calificados como muy serios (los políticos, por ejemplo) que logran soltarnos tanta risa hasta las lágrimas. En el caso de la radio, la televisión, pues el humor es amplio, hay desde los chistes fáciles hasta el humor más elaborado, pero sin perder lo popular. Ya en la literatura es donde encontramos, quizá, su más alto nivel de expresión. Pero, como sabemos, toda opinión es subjetiva. En cuanto al humor gráfico, sé que hay un gran número de excelentes artistas pero que no cuentan con espacios de difusión, excepto la vía virtual. Los medios como los diarios dan poca cobertura al humor de reflexión. No estoy seguro, pero pienso que podría deberse a que todo sucede tan rápido que no hay suficiente tiempo para detenerse a pensar.

PP: En varios países de América Latina se dice: "Mi país es un pueblo de humoristas", "en mi país, tú mueves una piedra y sale un humorista", etc. ¿En el país donde vive se dice lo mismo?
W. TOSCANO: La verdad que nunca he oído tal frase en Perú.

PP: ¿Es verdad la acuñada frase: "Es más fácil hacer llorar que hacer reír"?
W. TOSCANO: Para mí sí. Un golpe en la cara, un repentino accidente de tránsito, la ruptura de una relación de amistad o amorosa nos provoca el llanto; pero la risa es sumamente difícil. Además, estoy seguro, hacer reír es producto de un elaborado plan; es, pues, como el crimen perfecto para matar el tedio.

PP: ¿Cuándo decidió hacerse humorista?
W. TOSCANO: Me considero de los tipos más serios sobre la tierra. Pero algo tenía que hacer para encontrar un equilibrio, y al expresarme a través de la caricatura o el humor gráfico me permite quitarme esta máscara de la boca recta. Respondiendo a tu pregunta: Hace casi veinte años.

PP: ¿El humorista nace o se hace?
W. TOSCANO: Hay una predisposición para el humor. En mi caso, fui aprendiendo en el camino de la vida. No sé si respondí tu pregunta.

PP: ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de su carrera hasta el día de hoy?
W. TOSCANO: No creo haber tenido peores ni mejores momentos en mi carrera. Todo ha ido según mi entrega hacia el arte. Es posible que ahora conozcan más mi obra, pero todo –como dije- va de acuerdo con el trabajo, el amor hacia lo que hacemos.

PP: Como profesional del humor, ¿se ríe fácil? ¿Con qué tipo de chistes?
W. TOSCANO: He aprendido a ser un riente descarado. Cuando eso sucede, mi rostro toma un color rojizo, mis ojos se entrecierran y mi boca se abre hasta más no poder; entonces, las lágrimas son inevitables. Me río mucho con los chistes irónicos.

PP: ¿Alguna anécdota relacionada con su profesión?
W. TOSCANO: Tengo dos memorables anécdotas, si cabe la redundancia. La primera sucedió en los albores de mi profesión. Yo era muy joven, casi un adolescente, y laboraba para una revista. El pago por mi trabajo era la cantidad de tres ejemplares del magazín por cada obra que entregaba. Posiblemente eso supone un tipo de explotación. Pero algo tenía que hacer. Lo que pasó fue que al entregar un dibujo, donde caricaturizaba al presidente de turno de mi país, fui censurado por el dueño y el editor de la revista. Me pidieron que lo editara. Yo preferí irme. Ésta es la razón por la que desde ese momento decidí no trabajar en ningún medio de prensa, revista o donde exista un jefe. Quizá por ello dirijo mi propia editorial alternativa, de nombre “Piel de Camaleón Editores”, con cuyo sello he publicado las revistas Piel de Kamaleón (literatura) y PerroKalato (arte gráfico internacional).
La segunda anécdota sucedió hace muy poco. Mi obra "El juego del poder" o "The power game", que es posible verse publicada en mi facebook y mi fan page, fue hace poco (08 de diciembre de 2013 para ser más exacto) impedida de ser compartida en un grupo de artistas del humor gráfico y la caricatura. El aviso decía: “No se puede enviar tu mensaje porque incluye contenido que otras personas de Facebook reportaron como ofensivo”. Hasta ahora no encuentro la respuesta ante tal atropello. En mi obra, de humor gráfico, aparece un tipo con apariencia de todopoderoso sobre lo alto de un edificio agitando, por la cintura, a un hombre de pueblo que a su vez está sujeto por el cuello, por medio de una cuerda, a la Tierra con forma de balero. Como se sabe, este juego consiste en embocar un trozo de madera de forma alargada (el tallo) a una esfera de madera con un agujero que se ajusta perfectamente al tallo. La metáfora es clarísima, lo cual me permite denunciar todo tipo de poder que va contra la libertad del hombre, del hombre tantas veces degradado a la triste condición de subhumano.
Han pasado los días y seguirán pasando, y la respuesta queda en el aire dentro de una burbuja transparente, atrapada en su misteriosa fragilidad como los poderes absurdos. ¡Ya reventará!

PP: ¿Con cuáles colegas se identifica?
W. TOSCANO: No hay humorista alguno con quién identificarme. Cada hombre es un individuo con sus propios dioses y demonios.

PP: ¿Qué me aconseja a mí como humorista?
W. TOSCANO: La risa nos hace seres más libres. ¡Busquemos todos ese paraíso!

*Entrevista realizada en 2013 por el humorista literario cubano radicado en Chile, Pepe Pelayo.